La solución al desmadrito: el PES con el PAN, y el PRD con Morena

Convento de Arrabal
Escrito por: El Parroquiano

Y para que el PRI no caiga en los golpes de pecho

Al ritmo político que vamos (si realmente la política ha cambiado tanto o en realidad en México tenemos a una nueva camada mundial de filósofos), los mexicanos terminaremos o locos o “trastornados”, como dicen algunos amigos de Jalisco y Sinaloa.

En realidad, no podría echarle toda la culpa solo a nuestros ejemplares.

Vemos los últimos acontecimientos en Chile y Honduras. ¿Por ello la confianza de un Frente (PAN-PRD-MC), capirotado de todo? ¿Vende más la oferta de la Derecha que la de la Izquierda perdida, o el Centro traicionero a sus promesas de cambio, juradas 12 años después de ser expulsado de Los Pinos? En realidad la mezcla del azul y el amarillo dan verde.

Continuar leyendo…

López Obrador y ‘la casa sobre la roca’

Convento de Arrabal
Escrito por: El Parroquiano

El líder-candidato de Morena ya pone a pensar seriamente a muchos. Tiene razón en aquello de poder perdonar a quien se una a él (a quien lo siga), pero, dice, principalmente, purificar a líderes del crimen organizado

Si Ricardo Anaya o el PAN lograron una alianza con una parte de la Izquierda, el PRD (contra-natura, diría Manlio Fabio Beltrones) o, viceversa, el PRD con la Derecha, ¿por qué Andrés Manuel López Obrador no lo haría con un partido sustentado sobre bases cristianas evangélicas o, dicen sus detractores, antes socio del PAN y hasta del PRI?

El líder-candidato de Morena ya pone a pensar seriamente a muchos. Tiene razón en aquello de poder perdonar a quien se una a él (a quien lo siga), pero, dice, principalmente, purificar a líderes del crimen organizado.

En verdad, créanlo, ya no arroja peligrosidad, arroja luz.

Continuar leyendo…

El PRI ‘light’; Nuño se suma. ¿Y los ‘duros’ de aquel tricolor?

Convento de Arrabal
Escrito por: El Parroquiano

Previsible el camino que el otrora casi secular partido en el gobierno tomó a partir del 12 de agosto, durante su 22 Asamblea

A veces, los cambios de estrategia son simples etapas de un proceso. Otras son medidas obligadas.

El camino que el otrora casi secular partido en el gobierno tomó a partir del 12 de agosto, durante su 22 Asamblea, era previsible. El único que encajaba, de bien a bien, en los cambios de estatutos era José Antonio Meade.

Con la eliminación del principal candado para acceder a la candidatura presidencial -al menos 10 años de militancia en el partido-, el panorama le venía al dedo.

Continuar leyendo…