Margarita (que no ‘la corregidora’), y el caótico ejército independentista

Entre elucubraciones, “güiri, güiri””, desplazados, desesperados, y un altanero e incipiente proceso electoral, hacia el 2018 se “enrolan” (como plaga de Moisés) quienes colgados de una figura tan nueva como temeraria, buscan convertirse en los próceres del país

En pleno arranque del proceso electoral del 2018, si al banderazo del INE del 8 de septiembre nos atenemos -por cierto, desairado por todo mundo, pues mientras unos ya estaban en campaña desde hace meses (uno, incluso desde hace años), las cosas no están ni claras, ni, mucho menos, decididas.

¿Algunos andarán todavía temblando por los efectos de los sismos del 7 y 19 de septiembre?

Andrés Manuel López Obrador, quien le ponía más juguito al caldo, ya hasta está rebasado por el arguende entre los panistas, el Frente y la “locura” priísta de dejar sin dinero público y sin plurinominales en el 2018 a todos los partidos. Vaya, en lugar de “trompearse” con quienes lo pueden dejar otra vez con la ilusión, don Andrés prefiere jalonearse con Vicente Fox (“No tiene partido, tiene intereses”, dice). ¿Pensará el tabasqueño no tener ya rivales de su tamaño?

Continuar leyendo…

Si el gobierno federal lo hace bien… la reconstrucción, una agenda clave

La movilización casi a diario del Presidente Enrique Peña Nieto, de un estado a otro, de un municipio a otro, de los afectados por los dos sismos (7 y 19 de septiembre), tiene un objetivo claro, ni inventado, ni calculado, ni exagerado, atender a la población. No cabe el beneficio político, sí la responsabilidad como Estado

Ser médico, dicen, es una de las profesiones con mayor futuro para quien la desempeña cabalmente. Las enfermedades nunca se acaban, así la medicina evolucione casi a diario.

Los mismo pasa con los restaurantes, afirman. Siempre habrá quien desee echarse un taquito, una sopita, un buen “roast beef”.

O con los talleres para autos.

Pienso lo mismo para los medios de comunicación. ¿Alguna vez dejará de haber noticias, hechos (sobre todo esto), chismes? Creo en la realidad de la tecnología y en el “boom” de la era digital, pero no me trago, por la propia significancia de “un mundo de sucesos”, en la ya prematura muerte, como aseguran algunos, de los medios impresos.

Continuar leyendo…