¿Y el no hacer ‘apología del delito’ de los medios, apá?

Convento de Arrabal
Escrito por: El Parroquiano

El apetecible festín que no deberías negar…

Era principios de 2011 y la violencia carcomía al país (casi en los mismos niveles de ahora, pa’ qué más que la “verdá”), entonces la “ideota” de un puñado de medios de comunicación, impresos y electrónicos, incluidos los de la web, para apoyar las imploraciones del entonces Presidente de la República Felipe Calderón, de no seguirle el “juego” al crimen organizado, fue el de firmar un acuerdo de no hacer en adelante “apología del delito”. No hacer héroes, pues.

Mmmmhhh…

Ese rostro, con facciones untadas de ética y golpes de pecho de tantos medios, pocos lo creyeron; la tentación de la nota roja, y qué más que la roja-roja, es un postre bastante apetecible.

Continuar leyendo…

Socavones, de Ruiz Esparza a Cervantes; el amuleto de Nuño

Gerardo Ruiz Esparza. Un mal rato

Los demonios andan sueltos en suelo del PRI-Gobierno; con piso no tan ‘parejo’, a Ochoa Reza le ronda otro hundimiento

Como película de terror, en la que se derrumba un techo y al centro de una habitación caen, pesadamente, dos pianos, dejando una polvorienta escena, fue el “socavón” que pudo representar para Aurelio Nuño, Secretario de Educación, la suerte que hoy padecen, quizá por culpa de otros, Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones, y Raúl Cervantes, Procurador General de la República.

Pero no fueron dos pianos, sino dos tinacos, los que destrozaron el mobiliario de un salón de clases de la escuela primaria “Miguel Serrano”, ubicada a unos metros de la SEP, por suerte, por la madrugada.

La caída de los tinacos fue a causa de un derrumbe por las condiciones del edificio, un “socavón”, pues.

Continuar leyendo…

Seis meses de un presidente disfrazado de ‘pitbull terrier’

Convento de Arrabal
Escrito por: El Parroquiano

Digan lo que digan quienes ‘quieren ver sangre’, el gobierno mexicano ha ido ganando, diplomáticamente, la batalla

El 20 de enero pasado, los mexicanos sentimos que nos había caído el “chahuistle” y que ahora sí, por encima del desmadre que traemos adentro, nos cargaría el payaso.

Algo nos faltaba, la llegada, como Presidente del país vecino, por cierto, el más poderoso del mundo, de un “güerito” que nos odiara con odio jarocho. Que nos dijera mugrosos, apestados, delincuentes, incultos, borrachos, pendejos. Bueno, no todo nos lo dijo así, pero lo pensó y lo ocultó en lo que sí nos dijo, y nos sigue diciendo, en nuestras narices.

Hasta ahora, precisamente seis meses después de protestar, ante la Constitución y la Biblia, como el Presidente 45 de la Unión Americana, Donald Trump mantiene fresca en su mente la idea de la construcción de un muro que divida, según él, el imperio de la inmundicia y el cochambre.

Continuar leyendo…