Ahora viene la de Beltrones

PARA TRABAJAR EN LAS CANDIDATURAS AL 5 DE JUNIO, MANLIO FABIO BELTRONES FUE INCANSABLE AL VISITAR TODOS LOS ESTADOS INVOLUCRADOS

Se disputarán 12 gubernaturas. De ellas, el PRI mantiene nueve. En Baja California se elegirán sólo ayuntamientos y diputaciones

El resultado en los comicios reflejará el trabajo desde la dirigencia nacional del partido del ex coordinador del tricolor en la Cámara de Diputados, en donde, al igual que cuando lo fue en el Senado, ha demostrado contundencia

Sin duda ninguno de los mencionados como hombres fuertes del PRI para buscar la candidatura presidencial del 2018, por obviedad, dejará de hacer sus labores cual sea el cargo que ostente, porque si algo hay en el país es chamba.

Un día resalta la labor pública y política de uno, y otro, la de otro. Todos los días, sin embargo, pareciera ser que Miguel Osorio Chong acaparara todo. La razón es simple, ocupa el puesto con más responsabilidades en el país y con temas para atender con mayor diversidad.

En las carteras de Luis Videgaray, Aurelio Nuño, José Antonio Meade y hasta la del gobernador mexiquense los movimientos dependen de agendas. Quizá de una sola. Gobernación trae no menos de 10 agendas y, además debe compartirse en parte con el trabajo del resto de secretarios.

Quizá a la agenda de Osorio Chong siga la de Videgaray, por el impacto al país en lo financiero ante los problemas mundiales. La raja que saca en su favor, sin embargo, es poca. Videgaray sólo tiene la opción de justificar la fortaleza de México ante el huracán. Porque, efectivamente, aciertan quienes dicen que estamos en el centro del ciclón, y en el centro del huracán todo está en calma; donde todo vuela en pedazos en su alrededor.

A Aurelio, el tema de las evaluaciones se le ha ido desvaneciendo, deslavando. Tal vez los días cuando se levanta de suerte, son los días cuando la CNTE y la Sección 22 de Oaxaca, principalmente, se levantan de malas.

A Eruviel no le faltan temas diarios. Cuando no son propios surge el apoyo directo a los del Presidente Enrique Peña Nieto, lo cual no es pecado si de propagar los esquemas, programas y estrategias de partido-gobiernos se trata.

Recientemente, sin embargo, los bonos de Ávila se elevaron en horas gracias al tropiezo político de otro apuntado para el 2018, Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno de la recién estrenada Ciudad de México, tras culpar casi directamente al Estado de México de la polución en la capital mexicana.

Eruviel tomó el regalo en el aire. Sacó la lista de toda la bazofia que la CDMX traslada a territorio mexiquense y ordenó que si de “limpiar el ambiente” se trataba, pues que cada quien se rascara con sus uñas y suspendió la entrada de casi 8 mil toneladas de basura capitalina a depósitos instalados en el Edomex. Sobre residuos líquidos tenía el golpe en la otra mano, pero con el primer “uppercut” fue suficiente.

En la CDMX se atoraron cientos o miles de camiones recolectores de basura. ¿A dónde llevarla? Se hablaba de alrededor de 8 mil toneladas de desechos por día.

Mancera fue exhibido, como él quiso exhibir a otros culpando a diestra y siniestra sobre un problema grave en la entidad que gobierna. Insisto en mi teoría sobre la obsolescencia de los extremos: Pareciera que la Izquierda surgió para vivir de la auto-exculpabilidad (v. gr. Iguala-Ayotzinapa).

Seguramente Mancera se disculpó o aclaró y Ávila perdonó o cedió.

Aunque en el PRI-Gobierno (al fin existe el sano acercamiento) no existe una competencia ni campaña de nadie con vistas al 2018, al menos no casi anunciada y de facto en spots como ocurre con personajes de otros partidos, el trabajo de cada uno los coloca en posiciones, y de ello se encargan mucho los medios impresos y electrónicos, primordialmente los primeros con el levantamiento de encuestas, por cierto, bastante de madrugada.

ARTURO ZAMORA, SECRETARIO DE ACCIÓN ELECTORAL DEL PRI, DIJO QUE EL PARTIDO NO LA TIENE FÁCIL, PERO CONFÍAN EN EL TRABAJO DE UNIDAD

JOSÉ IGNACIO PERALTA GANÓ LA PRIMERA DEL 2016 PARA EL PRI EN COLIMA APENAS EN ENERO PASADO

LORENA MARTÍNEZ, AGUASCALIENTES

MARCO ANTONIO MENA, TLAXCALA

ALEJANDRO TELLO, ZACATECAS

ESTEBAN VILLEGAS, DURANGO

ENRIQUE SERRANO, CHIHUAHUA

PRIMERO LO PRIMERO

Pero el PRI toma las cosas “paso a paso, despacito”.

Mientras dirigentes nacionales de otros partidos (Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya, principalmente) ya arrancaron desde hace meses, utilizando tiempos en medios de sus partidos en promoverse personalmente, el tricolor prefiere cimbrar el edificio. Atender primero los procesos electorales, robustecer su “caballada”, acercarse a la ciudadanía.

En todo esto está metido hasta el tuétano un hombre importante de todos los tiempos para el PRI y sus gobiernos, Manlio Fabio Beltrones. El 20 de agosto de 2015 tomó protesta como dirigente nacional del PRI. El cargo era un traje a la medida.

Para muchos, otorgarle tal poder político a quien en eso tiene el colmillo muy grande, era riesgoso para las decisiones del Presidente Peña Nieto en cuanto a confeccionar a su propio personaje de cara al 2018.

El razonamiento de quienes arman los entramados mediáticos era que el sonorense podría adueñarse a su favor y para llevar agua a su molino toda la estructura nacional del PRI.

Como es sabido, Beltrones es dueño de una capacidad envidiable para negociar y lograr entendimientos con miembros de partidos contrarios. No hay duda que durante su estancia tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados ha sido pieza vital para el desahogo de iniciativas. Por ejemplo, del 2006 al 2012, fue más útil para el ex presidente de la República panista Felipe Calderón que los propios correligionarios del ex mandatario federal.

A finales de su sexenio, siendo senador, empujó, también con la orden del entonces Presidente Electo, Peña Nieto, la Reforma Laboral de Calderón, “sin egoísmo y sin vanidades”.

Como diputado fue notoria su sincronización de ideas, sobre todo con el perredista Silvano Aureoles, hoy gobernador de Michoacán.

Pero Beltrones no se ha forjado solo en el Congreso. Su trayectoria es larga, y quién no tiene vastas trayectorias sin polémicas.

En realidad su espíritu político lo forjó en la Secretaría de Gobernación, a la que también pudo estar destinado, tan sólo por su “maestría” realizada en ella.

Su arranque fue como asistente de Jesús Reyes Heroles, hasta secretario particular de Enrique Olivares Santana y Fernando Gutiérrez Barrios. Con éste último llegó a la Subsecretaría de Gobierno, Desarrollo Político y Derechos Humanos.

En su libro “La Vida y la Política”, presentando en 2011, escribe:

“En 1975, cuando tenía 23 años, comencé en el servicio público, en la oficina del subsecretario de Gobernación, don Fernando Gutiérrez Barrios.

“De él aprendí el valor de la información para prevenir y resolver los problemas que se presentan. Me enseñó a trabajar con disciplina y lealtad. Con él aprendí que en la política y en la vida se vale la estrategia, pero no la mentira y que cuando se compromete la palabra, simplemente hay que cumplirla.

“La lealtad tiene siempre un corazón tranquilo”.

Y si algo debe reconocérsele a Beltrones es su lealtad.

Tanto se discutió y polemizó sobre a dónde iría tras concluir su periodo en la Cámara de Diputados que finalmente fue nombrado en el cargo destinado para él y nadie más.

Su llegada a la dirigencia nacional priísta no es coincidencia ni destino al azar. Sólo había otro puesto a su tamaño, la Secretaría de Gobernación, pero el trabajo de Osorio lo hace inamovible, al menos en el esquema previo del PRI-Gobierno para retener la Presidencia de la República en el 2018.

Beltrones como Osorio, Videgaray, Nuño, Meade, en el equipo cercano al Presidente, y otros más, son cuñas importantes en la planificación hacia el 2018.

A partir de la primera semana de abril, sin embargo, llega el tiempo en el que el trabajo minucioso y machacado, estado por estado, por Beltrones y su equipo en el partido, estará a prueba.

México vivirá el próximo 5 de junio una jornada electoral en 13 estados: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Oaxaca, Durango, Hidalgo, Nayarit, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala y Veracruz.

En todos, excepto Baja California, se elegirá gobernador.

En nueve de las 12 entidades a elegir gubernatura, el PRI es hoy gobierno.

Como aliciente o parámetro, el PRI ganó por segunda ocasión la elección para gobernador que se repitió en Colima el 17 de enero pasado.

Esta vez, el priísta José Ignacio Peralta ganó por un margen más amplio que la primera vez (7 de junio de 2015) al panista Jorge Luis Preciado.

El resultado solo es un hecho para dar confianza. La elección en la mayoría de los estados viene peleada y será para Beltrones como para el PRI una verdadera prueba de fuego.

HÉCTOR YUNES, VERACRUZ

QUIRINO ORDAZ, SINALOA

OMAR FAYAD, HIDALGO

MAURICIO GÓNGORA, QUINTANA ROO

ALEJANDRO MURAT, OAXACA

BLANCA ALCALÁ, PUEBLA

BALTAZAR HINOJOSA, TAMAULIPAS

NO HAY PANORAMA HOLGADO: ZAMORA

A principios de marzo, Arturo Zamora, secretario de Acción Electoral del PRI, dijo a IMPACTO que el tricolor no ve un panorama holgado ni fácil para el proceso electoral del 5 de junio de este año.

“Sabemos que vamos a una elección competida”, dijo.

Seguro está, eso sí, de que en su partido hay paz interna y unidad, mientras que en otros resaltan las luchas internas, litigios y conflictos.

Zamora también destacó la estrategia de Beltrones para seleccionar a los candidatos a las 12 gubernaturas en juego.

“Unidad con inclusión”, expresó. Y agregó que la escuela priísta da para candidatos del propio partido, pero también para las alianzas PRD-PAN y hasta para que algunos participen como independientes.

“Sin duda alguna el trabajo del presidente Beltrones fue de dedicación completa, tiempo completo para escuchar a todos”, expresa Zamora.

“Esto”, añadió, “permitió que diseñara un esquema consistente en buscar la unidad, pero unidad con inclusión”.

Los días para Beltrones comienzan a acercarse. La posición del PRI en los resultados del 5 de junio pueden ser una bomba en el ambiente político, incluso con sólo retener las nueve gubernaturas actuales de las que se disputan.

El dirigente nacional del PRI se posicionaría de frente a los reflectores como hombre a vencer hacia el 2018.

Por lo pronto, el PRI espera consolidar a sus candidatos para luego levantarles la mano.

Para Aguascalientes registró a Lorena Martínez, ex procuradora federal del Consumidor; para Tlaxcala a Marco Antonio Mena; Zacatecas, Alejandro Tello; Durango, Esteban Villegas; Chihuahua, Enrique Serrano.

Para Veracruz, Héctor Yunes; Sinaloa, Quirino Ordaz; Hidalgo, Omar Fayad; Quintana Roo, Mauricio Góngora; Oaxaca, Alejandro Murat; Puebla, Blanca Alcalá, y Tamaulipas, Baltazar Hinojosa.

Y si alguna vez, en realidad, los números tendrían que hablar, sería en ésta.

Cuestión de tres meses, que ya arrancaron.