Una vela más para el PAN

Convento de Arrabal
Escrito por: El Parroquiano

Renuncia al partido de Juan Ignacio Zavala pone otro prietito en el arroz a la esbeltez de un partido que se dobla (o lo doblan) por cuestiones irrisorias

Y no precisamente para el pastel por sus 75 años, sino, más bien, como cirio para iluminar un epitafio.

En pleno aniversario por sus tres cuartos de siglo, el ambiente debiera ser casi, casi de luna de miel por sus bodas de brillantes.

Pero no hay algarabía, sino, más bien, voces defenestrantes.

Cuando parecía que sólo Felipe Calderón, Ernesto Cordero, Vicente Fox (aunque ya no sea panista, dice tener en sus venas sangre azul y fue Presidente de la República por el PAN) o Jorge Luis Preciado eran los mitoteros que “aguadaban” la fiesta, resulta que nadie saca las serpentinas, los globos. Nadie pone ritmo a los 75 años. Y 75 años son 75 años.

Vaya, ni siquiera un mariachito, alguna rola de Cornelio Reyna, un “¡mesa, mesa que más aplauda!”, un “llegó borracho el borracho”.

No, el PAN parece velorio.

Y no sabemos si es la cereza en el pastel (inexistente) porque todavía faltan a los panistas tres meses para sonreír o continuar con caras, y porque, además, todo queda en un militante panista menos (como cuando también lo dejaron Fernando Gómez Mont o los Fox), pero la renuncia al partido de Juan Ignacio Zavala pone otro prietito en el arroz a la esbeltez de un partido que se dobla (o lo doblan) por cuestiones irrisorias.

Un partido que logró impedir al PRI seguir de frente en el poder para completar el siglo, pero que también permitió su regreso y, más aún, su fortalecimiento.

Su despedida como militante panista la dio ayer en su artículo, en el periódico Milenio, “Adiós al PAN”.

El hermano de Margarita Zavala, esposa de Calderón, no es ningún improvisado ni en la política ni en el servicio público; aunque, en ambos, su actividad no ha sido muy intensa, sí suficiente para esgrimir una razón sobre su decisión.

Una de ellas: “Tiene tiempo que no me parece casi nada de lo que pasa en el PAN ni de lo que se hace ni quien lo hace”.

Me parece, sin embargo, como el de otros panistas, justificaciones endebles.

Hacerle eso a un partido que recién acaba de gobernar por 12 años la República Mexicana es desastroso.

Pero sobre todo que los pleitos que los han, por decir, desunido son verdaderos chismes de vecindad.

Cualquier panista podrá negarlo e incluso pretender rebatirlo, pero el PAN es un partido extraño. Su directiva, sus militantes de alto nivel, quienes han remado, desde años, para lograr la posición que insistentemente busca la Izquierda, y que ya la ha tenido el PRI casi por 80 años, han desairado, muchas veces por orgullo propio, individual, el logro colectivo.

Como la Izquierda tiene y mantiene su propia filosofía política y de gobierno, uno y otro en extremos opuestos, la Derecha, el PAN, se aferra a la suya, esa que ni en su propio partido permite al otro ganar, diferir, contradecir.

En la Derecha, extremo al fin, como la Izquierda, padece momentos de inestabilidad, de desequilibrio. Es duro decirlo, pero en muchos se da hasta el trastorno de la personalidad. Para un país eso es peligroso.

Pero no me voy a meter (¿o ya me metí?) en camisa de once varas que tiene que ver con los impulsos de cada quien.

Sí, sin embargo, en el show gratuito albiazul para autopartirse la mandarina en gajos. De los primeros días del Siglo XXI a la fecha debieron aprender del ocaso del PRI hasta su último Presidente de la República, Ernesto Zedillo.

Pero prefirieron repetir la historia a escala. De 70 años a 12.

Ahí están la tiña, la mezquindad, entre ellos mismos. Se acusan de todo y cuelgan al aire sus trapitos. Moches, gastos, fiestas, traiciones. Pocos se salvan.

En el 75 aniversario, el PAN está metido en una lucha campal. Todos contra todos porque hasta los que callan en un año importante (Josefina Vázquez Mota, Santiago Creel) o callan a medias (Javier Lozano, Margarita Zavala, Mariana Gómez del Campo) participan con su silencio como forma de desprecio.

Esta vez fue un Zavala; ¿seguirá un Calderón? Tal vez, todo depende de lo que ocurra muy pronto… en Michoacán.

Convento1959@hotmail.com