El plazo más crítico, el de la paz

En marzo de 2013, el Presidente Enrique Peña Nieto expresaba: ‘En el corte a un año podremos estar viendo resultados favorables (en cuestión de seguridad)’

En el lapso señalado se han dado golpes fuertes al crimen organizado, como la recaptura de ‘El Chapo’ Guzmán tras 13 años de haberse fugado; además, se abatió a Nazario Moreno ‘El Chayo’

Contrario a eso, las estadísticas indican que los secuestros se han disparado en el país y que se ha incrementado la violencia en el Valle de México, principalmente en el Edomex; el jueves pasado fueron abatidos 10 presuntos secuestradores en Veracruz

Esta vez no son 120 días; son 302, y lo dijo el Secretario de la Defensa el jueves pasado: Este año será decisivo para México; vamos en la ruta correcta para lograr un México en paz.

Su pronunciamiento, hecho durante la entrega de menciones honoríficas a las unidades de la Armada, Ejército y Fuerza Aérea mexicanos el jueves pasado, se da a un año de que el Presidente Enrique Peña Nieto prometiera “un corte”, en ese plazo, sobre la reducción de la inseguridad y la violencia en el país.

Continuar leyendo…

Los comisionados: De Ciudad Gótica a Michoacán

Convento de Arrabal
Escrito por: El Parroquiano

Sinónimo de broncas o de alta responsabilidad, su labor está ligada al tema de la inseguridad, del que no todos, o ninguno, sale librado

Están de moda.

Apenas hace algunas horas, el último fue ratificado por el Senado. Monte Alejandro Rubido sustituyó al Almirante Manuel Mondragón al frente de la Comisión Nacional de Seguridad que, a su vez, sustituyó en enero de 2013 a la Secretaría de Seguridad Pública federal.

La salida del ex Secretario de Seguridad Pública del Distrito Federal del entorno federal (que en 2008 reemplazó a Joel Ortega ante la renuncia de éste por el caso New’s Divine y hoy está envuelto en el lío de la Línea 12 del Metro) generó toda clase de comentarios, aunque el común denominador fue que su salida no ocurrió por motivos de salud ni personales, y que fue un cese fulminante.

Continuar leyendo…

En Paz

Con él me quedo para vivir en un sueño imposible, a veces famélico, ultrajado, interminable, sólo mío. Sigo prófugo. Pero estoy en Paz

Muchos nombres han amarrado mi permanencia en la poesía, cuando menos íntimamente.

A finales de los 70s, realmente un mito, me colocaron como poeta de cabecera a Efraín Huerta. Bueno, quién no sorbió, de golpe, como un derecho de tequila, los poemínimos. A Huerta lo leímos todos, poetas y no poetas.

Recuerdo, por aquellos años, mi texto publicado en la sección de literatura del periódico El Nacional (“Palabras que un día amanecieron. Preludio para una ausencia”, dedicado al gran “Cocodrilo” ante su reciente muerte -“Hombre necio de alegría / hechicero de abrazos, / cuántos cocodrilos vigilan tus manos, / cuántos cocodrilos se carcajean / de tu pálido gesto; / cuántos enamoran gaviotas de mares iracundos”) en media página e ilustrado con cocodrilos. Hermosa página guardada por lustros como mi pasaporte al mundo de las imágenes y las metáforas, pero concluida (como otros grandes “tesoros” gravemente llorados) en la basura, quemada o despedazada ante el arbitrio de un divorcio.

Continuar leyendo…