Encinas y Bravo Mena, el ‘Deja Vu’

En 1993 los venció Emilio Chuayffet. ¿Habría ocurrido hoy lo mismo? Lo dudo. Y eso sí marca una diferencia

De entrada asusta la amenaza de Alejandro Encinas. Eso de pedir anular el registro del candidato priísta Eruviel Ávila porque hizo campaña antes de tiempo se escucha depravado.

Cierto, la política -he repetido tantas veces esa estupenda fórmula de medición- es el arte de oler caca sin hacer gestos, pero hasta para ir al baño se requiere decencia.

Es la filosofía más barata, pero (dejemos para ocasiones más serias a Althusser, Marcuse, Bobbio, Gramsci) mientras la Izquierda mexicana no se saque el muñequito inquisidor de las entrañas de su pecho, al menos en México, para la modernidad será un desecho.

Continuar leyendo…

Prefiero ser juzgado por actuar, que por quedarme quieto: Calderón

En el Castillo de Chapultepec, el encuentro del dolor que indigna a México

Felipe Calderón - Javier Sicilia

El Presidente de la República, Javier Sicilia, líder del “Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad”, y familiares de víctimas de la violencia exponen puntos de vista sobre el saldo hasta ahora de la guerra contra el crimen organizado

El Mandatario federal arremete contra los jueces, contra algunos representantes de la Iglesia y pide perdón, sí, pero por no proteger a las víctimas, no por actuar contra los delincuentes

Esta vez no hubo pelos en la lengua, como popularmente se dice.

La cita fue en el Bosque de Chapultepec (después de cambiar la sede originalmente el Museo de Antropología) y acudieron los únicos a quienes el infierno de la violencia los tiene cara a cara: Familiares de víctimas, líderes sociales (no todos) y el Presidente Felipe Calderón.

Continuar leyendo…

Debates a tres pistas

‘Reality show’, ‘guerra sucia’, guante blanco y un acto inigualable para el lucimiento de enanos

Para lavar ofensas y demostrar superioridad antaño bastaba retarse a duelo. Se escogían armas, padrinos y ya estaba.

La civilización y la modernidad cambiaron el juego y las reglas. También los motivos para retarse. Hoy uno de ellos es aspirar a un cargo popular: El reto es un debate; las armas, la saliva y el pinole.

Sin lugar a dudas los mejores debates entre políticos se dan, curiosamente, fuera de los “debates”, es decir, sin esa fórmula acartonada engendrada para confrontar ideas fundamentalmente entre candidatos electorales, pero también, a veces, entre simples contrarios por el mero gusto de medir fuerzas.

Continuar leyendo…