Calderón ya informó

¿Cuántos capos valen la tranquilidad de los mexicanos?

Cerca de las 19:00 horas del lunes elucubraba sobre el tema semanal de este espacio.

No había vuelta de hoja, concluí, debo escribir sobre el Cuarto Informe de Gobierno de Felipe Calderón. Es el tema predominante en estos días. Claro lo rodean una docena más, sin embargo, éste aglutina al resto y además la rendición de cuentas se impone.

¿Pero por dónde darle?

En esas estaba cuando a mi oficina entró una persona a darme una noticia de última hora: “Detuvieron a ‘La Barbie’”, me dijo.

Claro, pensé, a unas cuantas horas de entregar los pormenores sobre su cuarto año de gobierno, la detención de un capo mueve las piezas.

Continuar leyendo…

La rabia: El que se enoja, pierde

Allá por 1980, Víctor Manuel Sánchez Steimpreis impartía la materia de Ética Periodística en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Nuevo León

¿Quién era él en ese momento? Uno de los integrantes y fundador del Movimiento Universitario de Renovadora Orientación (MURO), una agrupación de extrema derecha encargada de confrontar en todo el país a los entonces grupos estudiantiles de izquierda y atacar a cuanto político no cayera en su gracia.

Era yo, entonces, aprendiz de un oficio apasionante y, claro, tenía intacta mi porción de intolerancia. La sigo teniendo, pero los excesos provocadores siempre merecen una sesuda y prudente respuesta. Lo sé, por eso, a mayor escala, surgen las guerras.

Continuar leyendo…

¿El Presidente habla en ruso?

‘He decidido poner la vida en ello y no tengo preocupación por lo que pase después’: Calderón

La preocupación del Presidente Felipe Calderón por la violencia en el país es inocultable. También su interés por aminorarla, aun cuando no precisamente extinguirla, objetivo inalcanzable en estos momentos y por muchos, muchos meses más.

Calderón, sin embargo, parece enfrentarse no sólo a los grupos criminales sino a la incomprensión y a la aversión de la sociedad en general.

Después de tomar como bandera el combate frontal a la delincuencia organizada desde el arranque de su sexenio, hoy nadie está contento con su proceder y menos con los resultados.

Pero más allá de su delimitado territorio, aun cuando su mayor apuesta ha sido el Ejército, pocas –o ninguna- propuesta válida ha recibido ni de partidos ni de organismos civiles o autónomos que pudieran considerarse una verdadera palanca para ayudar a resolver el problema.

Continuar leyendo…