Entrevista a Juanito

“No me vendí… Por mí, Iztapalapa está tranquila”: ‘Juanito’

Roberto Cruz - Juanito

Con “Juanito” después de la entrevista

“La cosa estaba caliente; preferí la paz a la violencia”

Es el personaje del momento. Una popularidad que ya la quisieran muchos políticos. Tal vez él, sin embargo, desearía más peso político que popularidad

En entrevista con IMPACTO, Rafael Acosta afirma que nunca tuvo miedo, pero sí pensó en que podían matarlo. Y advierte: “Volveré con más fuerza”

Se abrió la camisa y mostró el pecho: “Aquí todavía traigo alojada una bala que no me sacaron, de seis que me dieron hace siete años”, dijo.

Una trifulca de entonces que explica a medias: “Como luchador social uno tiene enemigos”.

Rafael Acosta, ‘Juanito’, llega a la entrevista en medio de una algarabía de gente, quizá mayor a la que pudieran provocar Cuauhtémoc Blanco, el ex Presidente Vicente Fox o cualquier otro personaje.

Cumplidor con quien le solicite una entrevista, a pesar de las “miles” (dice) otorgadas. Por cada 50 metros lo saludan aproximadamente 20 personas.

Le piden autógrafos, se toman la foto con él, le solicitan bandas y pulseras tricolores. Casi en secreto, confiesa: Hace días, en un sobre amarillo me regalaron una prenda íntima. “Soy toda tuyo”, le escribieron en un recado, afirma.

Aunque seguramente guarda para sí mismo o para otra fecha el complemento de las causas de su licencia por 59 días como Jefe Delegacional de Iztapalapa en favor de Clara Brugada, intenta hablar sin pelos en la lengua:

“Creo que (Calderón) está haciendo su trabajo, está trabajando por México, ha tenido fallas como cualquier político”.

Y se le repitió la pregunta: ¿Pero sí hay sinceridad en él Presidente a favor de los pobres?

“Creo que sí”, expresó. “Que está trabajando, que ha tenido fallas como toda la gente”.

Espontáneo y, como él lo dice, con una deuda sentimental por quienes lo apoyaron, justifica su decisión.

La cosa estaba caliente, dijo. “Yo preferí la paz de Iztapalapa que la violencia”.

‘Juanito’ reconoce que dejó “colgada” a mucha gente que lo siguió y le dio su apoyo.

“Les pido disculpas, no tuve miedo a nada, ni me he vendido con nadie, simplemente evité la violencia en Iztapalapa”.

Agrega que siempre he querido la confianza para Iztapalapa, que la gente viva tranquila.

“Si yo hubiera provocado un enfrentamiento estaríamos lamentando que hubiera muertos”.

– ¿Habría muertos?

– Sí.

“No les fallé, simplemente evité una tragedia. Ustedes fueron testigos cómo se estaba desintegrando Iztapalapa.

“No me quiero pintar como héroe, pero por mí Iztapalapa está tranquila. Prefiero dejar de ganarme 100 mil pesos para que Iztapalapa esté tranquila”.

‘Juanito’ no se vendió, señaló, no ha defraudado a nadie, al contrario buscó la tranquilidad para Iztapalapa, prefirió dejar esos 100 mil pesos de sueldo mensuales por la paz y la tranquilidad del pueblo de Iztapalapa.

“Tuve miedo que pasara algo, de que al pueblo le pasara algo. De que a al rato dijeran que ‘Juanito’, por sus 100 mil pesos, arriesgó al pueblo”.

Agrega que en estos 59 días observará cómo gobierna Brugada y si la gente la acepta o no. “Y si no, voy a regresar a gobernar Iztapalapa”.

Si a los 59 días veo que se está gobernando mal Iztapalapa, regreso, advierte. “Sí regreso, por eso no quise un día más, porque puedo regresar a Iztapalapa”.

“Voy a volver con más fuerza, voy a luchar”.

Presume tener la mayoría de la población de Iztapalapa (de un millón 850 mil habitantes) y respaldo a nivel nacional e internacional.

“He recibido llamadas de apoyo. Me regañan: ‘Que si Juanito, que si no estuvo bien, que te vamos a apoyar’, y la gente lo está entendiendo, evité una tragedia”.

SU GALLO, EBRARD; CON AMLO, DISTANCIA

Es claro, bastante claro. Si “Juanito” debe tomar partido respecto a algún candidato del PRD para la Presidencia de la República, lo haría por Marcelo Ebrard.

Quizá a su personalidad le falte peso político, sin embargo, en donde se para la gente se arremolina.

Ese es su peso, la popularidad con la gente, materia prima de cualquier candidato.

Es el personaje del momento. Una popularidad que ya la quisieran muchos políticos. Tal vez él, sin embargo, desearía más peso político que popularidad

No oculta su disgusto y distanciamiento con Andrés Manuel López Obrador.

“(Andrés Manuel) se equivocó en una forma que no estoy de acuerdo”, dijo en tono molesto.

“Nunca me llamó y nunca se acordó que ‘Juanito’ existía… Se olvidó totalmente de Juan.

Entonces intenta dar una razón:

“A López Obrador lo rebasé por la derecha, por la izquierda y por todas partes”.

Se le recuerda su desplante en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, cuando lanza al suelo la corbata con los colores del PT.

– ¿Ya se te bajó el coraje?, le preguntamos.

“Tuve mucho coraje contra mi partido porque nunca me apoyó. Al contrario me pidieron la renuncia sin pedir nada a cambio”.

Todavía no me expulsan, añadió, pero yo dejo ya de ser petista por que no me apoyaron para nada.

Respecto si buscará las puertas de otro partido, asegura que lo conocen bien, que es un hombre de lucha. Aseguró llevar 33 años trabajando por la gente.

“Tengo dos años para pensar a qué partido me iré”.

Como buen discípulo de Andrés Manuel, Rafael Acosta ya no piensa sólo en Iztapalapa. Iniciará recorridos por el Distrito Federal. Dos por semana.

“Donde la gente me requiera algún apoyo, ahí estaré”.

Asegura que desde el día de su solicitud de licencia, no ha regresado a Iztapalapa, pero no por temor.

“No tengo ningún problema legal”, afirmó.

Y lamenta: Contra ‘Juanito’ estaban todos, diputados locales, federales; todos, el PRI… -resbala y corrige-, digo, el PT, el PRD.

‘DEBES REGRESAR’

Durante la entrevista una persona se acercó. José Andrade lo saludó. “Es una burla lo que le hicieron, no se vale”, dijo.

“Es el único que se está comportando como gente de pueblo. Como representante del pueblo no pierda su esencia y siga usted con dignidad”, agregó.

“Debes de regresar, te lo digo de cuates”.

A ‘Juanito’ lo acompañan, además de dos personas que hacen labores de prensa, dos guardias.

Él asegura contabilizar hasta ahora 215 entrevistas internacionales y “miles” nacionales. Tiene además, afirma, el ofrecimiento de una película para narrar su vida.

“La gente me identifica como ‘Juanito’ porque así me he identificado como luchador social desde hace 25 años”.

Y se le ocurre una idea: Voy a ver que mis abogados puedan cambiar mi nombre a ‘Juanito’, que yo sea ‘Juanito’ Rafael Acosta.

‘Juanito’ o Rafael Acosta promete volver, terminar sus estudios.

“Yo no voy a comprar títulos como otros. Yo voy a estudiar, lo dije públicamente, tengo dos años de prepa, no tengo más.

“Hay quienes compran un título de 2 mil o 15 mil pesos y dicen: ‘Ya soy licenciado’.

“Que la gente sepa lo que es ‘Juanito’, una gente que dio grasa, que vendió chicles, que vendió paletas, que trabajó en tal o tal empresa”.

Por cierto, la entrevista se dio en un Vip’s, la empresa que, dijo, hace años lo despidió por defender los derechos laborales de una trabajadora.

“Fui jefe de piso hace años en el Vip’s de Insurgentes y en el Vip’s de Montevideo. Ahí trabajé yo 12 años, pero por un asunto profesional-personal me corrieron”.

Dio su enésima entrevista, pero se fue como llegó, dando besos, abrazos, autógrafos, pulseras. En ese mar de saludos, él lo sabe y lo reconoce, no falta una voz que le grita: “¡Traidor!”.